Festival Rock al Parque desde el cono sur

rock-al-parqueJosé De La Rosa

Caminar entre las calles, en los puentes, trasladarse en el bus desde todos los puntos de la ciudad desde el sur, el norte o el centro, donde no es tan fácil transportarse ni barato; de manera individual o en grupo, de vestimenta de colores o negro, jóvenes y no tan jóvenes. El ambiente se siente desde mucho antes de llegar aun con el frío de la tarde que ya anunciaba las lluvias de estos días, la alegría, el jolgorio, la bulla como ellos le dicen, la pura fiesta de estar en el festival más importante de América Latina, digan lo que digan así es desde hace 21 años de celebrarse el Rock al Parque en la ciudad de Bogotá, que además de todo es gratuito.

El festival fue una propuesta del cantante Mario Duarte de la banda La Derecha en 1994, buscando el apoyo del Instituto Distrital de Cultura y Turismo de Bogotá para promover a grupos nacionales. Fueron diversas sedes al inicio y en algunas se cobraba la entrada pero en 1996 se vuelve totalmente gratuito, ahora solo se realiza en el Parque Simón Bolívar el más grande de Bogotá de una extensión de 400 hectáreas de áreas verdes arboladas y lagos artificiales. Ahí se da el encuentro musical con bandas locales e internacionales contando con muchos grupos mexicanos entre ellos que han sido muy apreciados como Café Tacuba que ha repetido varias ediciones, Kinky, Control Machete, La Maldita Vecindad, Las Victimas del Dr. Cerebro, Julieta Venegas, Molotov, Guillotina y a quien habían esperado mucho tiempo: Jaguares en 2005.

Este año el cartel fue más metalero y grupos de la región, no brillaron los mexicanos solo el grupo Los Viejos. En los internacionales estuvo Sepultura, Aborted, Decapited, Sick of All, Napalm Death, Banda Conmoción, Las manos de Filipi, Todos tus Muertos, GBH y Suicidal Tendencies, entre otros. Un cartel bastante largo, con tres escenarios llamados Escenario Plaza, Escenario Bio y Escenario Eco donde se demuestra que Colombia no solo es cumbia, vallenato o salsa, de lo que también están orgullosos porque es nacional pero hay una mezcla más interesante de músicas  y de fusiones de todas ellas con el rock.

En esta ocasión tres medios de comunicación públicos se unieron para hacer una transmisión simultánea en vivo: el Canal Capital de Bogotá, Canal Trece y Radionica, los tres días se transmitió sin interrupción vía radio y televisión, esta última contando con imágenes desde el aire de manera espectacular desde helicóptero por primera vez. Pero no fue nada más música que con eso sería más que suficiente, también hubo talleres de composición musical, conferencias donde participaron los músicos invitados, tan solo un ejemplo de la conferencia: Diplomatic Inmunity, La política del Punk, presentada por el grupo GBH; también hubo de historia y funciones de la Cinemateca.

Llegar al lugar húmedo por las recientes lluvias y sentir el olor a hierba mojada, entre gente de todos lados de Colombia que residen en Bogotá o vienen solo al festival, la camaradería de la tarde se percibe en los jóvenes, un ambiente bacano y chévere como dirían ellos; se apetece un tintíco, un café para calentar la tarde pero también el olor a yerba quemada ya se percibe y uno sabe que ya está en el lugar. Entre árboles se adentra la multitud para llegar a los escenarios. Unos esperan a sus amigos, sus parceros antes de entrar, buscando entre ese remolino de gente, quizás se encuentren.

Este año ha sido retomado por los medios públicos no solo por la difusión del evento sino por la promoción de la tan cacareada Paz en Colombia, con los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, se despliegan carteles sobre la paz, se dan mensajes llamando a ser parte de ella, los mismos músicos extranjeros hacen esos llamados a petición de los organizadores. Pero también está politizado contra el alcalde Henrique Peñalosa por sus actos de corrupción y el sistema de transporte en la ciudad que es pésimo sino que se niega a la construcción del metro porque según no se puede endeudar a la ciudad pero pide endeudarse para sostener el sistema troncal de Transmilenio, empresa a la que se le asocia. En el mismo evento se realizó una encuesta entre los jóvenes en donde no es bien visto y su popularidad está por los suelos e incluso piden se revoque su mandato, difícil con estos sistemas.

El Festival en su último día ya no llovió pero no fue tan multitudinario como en 2014 cuando se congregaron aproximadamente 400 mil espectadores en los tres días, este año no importó solo la música era importante y el estar en el evento más importante de América Latina que ha sido emulado en muchas partes del continente incluido México. La magia se acabó para dar paso al descanso e ir pensando en el siguiente, Suicidal Tendencies fue la banda que cerro a todo lo que da, regresando al encore con una rola más, ya cansados de baile y brinco de chapulín cada quien agarró rumbo en la noche fría y larga antes de no encontrar transporte a casa o a donde puedan llegar los parceros rockeros de todos los estratos, de todos los rincones, para el siguiente año nos echamos un Rock al Parque.