«

»

Jul 05

El tiempo de los “agotados” y la insurgencia magisterial

13221270_235726563472325_3824727652087596057_o

Foto: Gerardo Vieyra

La CNTE se va a Paro

José De La Rosa

Después de un diálogo unilateral en la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en donde no se llegó a ningún acuerdo según lo declarado por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong al decir que los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) deben levantar los bloqueos que han mantenido en Oaxaca y Chiapas principalmente, que el tiempo se ha agotado y que en breve tomarán las medidas necesarias para desbloquear las carreteras. En esta alocución deja entredicho que se mantendrá la paz y el abasto de la región como ya había comentado días antes donde supuestamente hay un desabasto de productos en la zona, cosa que han desmentido los mismos oaxaqueños en las  redes sociales a través de videos. Todo esto es una advertencia o una amenaza sin la menor pretensión de volver a la mesa del diálogo y resolver por medios políticos algo que los maestros han demostrado no es una reforma de educación sino laboral, y ellos han dicho que ya han presentado sus propuestas serias de Reforma Educativa sin ser escuchados, lo que complica el escenario político y social en estos momentos de crisis económica real.

El Gobierno Federal ha hecho su apuesta por el desgaste del movimiento como acostumbra, con el objetivo de que solo quede un pequeño grupo, pero ha resultado contrario, pues se han ido sumando maestros de estados que no se esperaban como el Estado de Nuevo León y hasta de la Ciudad de México, principalmente las secciones  9, 10 y 11. En apoyo se han integrado los trabajadores de la salud, los petroleros, los campesinos, las comunidades indígenas de Chiapas, entre otras. La solidaridad no solo se ha dado dentro de México, también en  otros países de América Latina y de Europa.

Ahora que el Gobierno Federal rompe el diálogo se suman más escuelas de la Ciudad de México, cosa que no esperaban y que los asesores gubernamentales no habían valorado. Un hecho totalmente histórico porque así lo consideran los miembros de la CNTE, es que han hecho el llamado al paro nacional  y la votación ha sido abrumadora por el paro, el martes 5 de julio estalla el paro indefinido a nivel nacional, incluida la capital. Hay que hacer un recuento histórico de los paros en el sindicato de maestros, es decir, de la oposición al sindicato oficial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). El primer paro fue en 1989 con el que cayó Jongitud Barrios y al que le sucedió Elba Esther Gordillo, el segundo fue en 1995 contra la Reforma Educativa ya en el periodo de Ernesto Zedillo. Los dos paros lograron la resolución a sus demandas y en cierta manera detener la reforma. Desde ese tiempo se viene instrumentando esa mal llamada Reforma Educativa que viene cargada de intereses económicos y recomendaciones de los organismos financieros internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Este escenario no es nada fácil y requiere de mucha atención pues ahí están los derechos de todos los mexicanos, más allá del derecho a la educación de conocimiento universal. La propaganda oficialista con todo descaro ha creado un ambiente de odio exacerbado lleno de mentiras y manipulaciones de los mismos conductores de noticias sin ningún valor ético o profesional, entre los que se encuentran Radio Fórmula, Radio Centro, TV Azteca, Televisa, El Universal entre otros. Han creado un ambiente de hambruna culpando a los maestros para voltear a la población contra ellos, cuando fue el mismo gobierno quien ordenó el ataque a Nochixtlán provocando 11 muertes por la Policía Federal y Estatal, satanizándolos al grado de fuerzas oscuras ajenas a los ciudadanos. Estos niveles de provocación y mentiras ya los percibe la población y ya no los acepta, por eso su adhesión a los maestros.

Los métodos de propaganda que se utilizan ahora han sido usados por ejemplo en la guerra de Vietnam como una guerra de conciencias, o más reciente en Venezuela con semejanzas en el abasto de alimentos y el odio de clase; los militares con un discurso amenazante, y los empresarios con un discurso ideológico sin matices para justificar una violencia represiva de alto peligro y la militarización del país.

El paro indefinido a nivel nacional, plantea una nueva forma de lucha contra un proyecto privatizador que podría generar una descomposición social más grave de la actual. A este momento en el que llega el conflicto, el Gobierno Federal ya tiene un escenario pues la mesa de diálogo solo era dar margen para medir las fuerzas y dar tiempo a las medidas a tomar, lo de Nochixtlán fue un cálculo frío que se había contemplado como las detenciones de los dirigentes de Oaxaca, ahora la suspensión de este diálogo es una parte de ese cálculo de provocación. El Estado le apuesta a eso y si insiste es por los intereses que hay detrás.

Sin embargo el conflicto magisterial ya ha hecho mella en las políticas educativas del gobierno de Peña Nieto, tanto que lo ha exhibido en el exterior como alguien sin sensibilidad; en los círculos cercanos al gobierno ya se rumora que Aurelio Nuño podría estar tambaleándose por su propia incapacidad, él por lo tanto ya no es un interlocutor válido, quien se mantenía en el cargo por el interés de ser presidenciable, así como ahora lo hace el Secretario de Gobernación, Osorio Chong con esas ansias de poder, pero para él “el tiempo se ha agotado”. El fastidio o el cansancio que muestran siempre los funcionarios públicos, es característico de un régimen autoritario incapaz de gobernar por el bien común y hacen una historia de tragedias.