«

»

Ene 12

Dónde está el vacío del espejo

Por: José De La Rosa
Foto de portada: Damián Esperanza

 

“Los espejos se emplean para verse la cara.

El arte para verse el alma.”

George Bernard Shaw.

 

Llegué de la noche, del frío que ya no siento. Quizás estoy hecho de frío, de hielo y por eso no siento la ventisca que ya cae con más pertinencia. La calle se empieza a ver vacía, las pocas personas que transitan van apresuradas cubriéndose, como para que no las vea el frío.

Yo solo camino lento, desafiante del clima, es que estoy sumido en una temperatura más fría como lo es el pensamiento. Me di cuenta que llegué a una ciudad que solo me miraba pasar como un extraño, de alguien que nadie quiere saber quién es, pero me dejan andar aquí, entre las palomas.

Quizás soy como esas aves que solo bajan a comer y descansar las alas, pero todos las ven sin verlas, sin importarles que están ahí, que son parte de la vida y la alimentan. Vuelan y nadie dice nada, ya son tan cotidianas e insignificantes, de paso. Sin embargo, están en todas las plazas y calles. Solo de vez en cuando hay quien les arroja algunas semillas o migas de pan para comer y todas se alborotan, es cuando se dan a notar y adornan el cielo con sus alas. Yo no tengo alas, así que nadie me verá.

Entré a la habitación, fui directo al baño y prendí la luz, frente al espejo no vi nada, no me reflejé. Yo no estaba ahí, el espejo vacío. Sentí entonces que me iba desvaneciendo, desmoronando como polvo. Dónde está el yo que debe estar en el espejo. Dónde estoy yo en esta ciudad. Se me está yendo el cuerpo por las calles volando como el viento, asó disperso, no como el vuelo de las palomas, sino que se va desvaneciendo. Como las notas tristes de una canción que nadie quiere escuchar.

Así me voy perdiendo en la noche de Bogotá, en las calles de banquetas pedregosas, susurrantes de temor pero frías, nadie sale, nada hay. A lo lejos un vallenato melodioso y solitario, un espejo para identificarse. Apenas se empiezan a ver las sombras de lo que soy, frío como las nubes de las montañas de los barrios del sur. Voy a seguir caminando para ver si encuentro mi reflejo en este espejo.