«

»

Mar 08

Las Plurinominales 2015

Por: Max González Reyes

11041408_10205632589596058_135365363_nEn este año electoral se observa la danza de los partidos, es decir, cómo se están moviendo los actores para quedar en un nuevo cargo. En décadas pasadas, el monopolio del poder era controlado por el PRI, ya que el diseño del sistema político mexicano estaba estructurado de tal manera que el partido hegemónico manejaba el sistema electoral. Sin embargo, lo novedoso del actual proceso es que en todos los partidos se están presentando fricciones por quedar en algún cargo, particularmente en lo referente a los diputados plurinominales.

El proceso de reformas en México ha sido paulatino. Como se recordará, la reforma política de 1963 introdujo la figura de diputaciones plurinominales o también conocidos como de representación proporcional, es decir, aquellos representantes que llegan al cargo si tener que hacer campaña, sino simplemente por el porcentaje de votos que obtiene cada partido. Para ello, los partidos políticos realizan un listado donde postulan a sus representantes con mayor peso en los primeros lugares. El objetivo de esta reforma era aparentar que México era un país plural en términos de representantes en el Congreso. Sumado a ello, la reforma buscaba que, además de aparentar en el exterior que México era un país democrático, permitir a los partidos de la oposición tener representación en la Cámara de Diputados. Esta representación era controlada, pues el gobierno seguía manteniendo el manejo electoral, ya que la reforma sólo permitió 100 diputados plurinominales, aunado a que el principio de mayoría relativa aseguraba al PRI-Gobierno tener el control del Congreso. Esa figura se mantiene hasta nuestros días, no obstante que la pluralidad de partidos ha cambiado así como la correlación de fuerzas en el poder legislativo. Hay que recordar que la reforma de 1963 estaba diseñada para la hegemonía de un solo partido, es decir, que el PRI mantuviera el control en el Congreso.

Sin embargo, hoy en día vemos cómo entre los partidos las pugnas por esas diputaciones son una verdadera lucha. Todos quieren obtener los primeros lugares de las listas. Hemos observado como en los tres partidos más representativos, PRI, PAN y PRD, han provocado rupturas e incluso la expulsión de algunos militantes. Veamos.

En el PAN Margarita Zavala, buscaba ser diputada, pero la corriente afín al presidente del partido, Gustavo Madero, le impidió llegar a la postulación[1]. El partido otrora gobernante, el cual se había caracterizado por tener disciplina al interior de sus filas, una vez que dejó la presidencia en 2012 no encuentra la brújula. Como nunca la indisciplina priva en su vida interna. Las descalificaciones de quienes fueron integrantes del Gabinete de Felipe Calderón y que ahora tienen algún cargo, como Ernesto Cordero, Javier Lozano, senadores de ese partido, por decir algunos, no cesan en sus críticas a Madero.

Pero quizá el partido donde más se ha marcado las luchas por las diputaciones plurinominales es el PRD. Los medios destacaron que en su Congreso Nacional para definir las candidaturas tuvo que ser suspendido por horas ya que no lograban ponerse de acuerdo[2]. Las corrientes dominantes –Nueva Izquierda, o Los Chuchos como mejor se les conoce- impidieron que el ex jefe de Gobierno Marcelo Ebrard lograra una diputación para la próxima legislatura. Ello provocó que renunciara y buscara cobijo en otro partido. Más allá del protagonismo del ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, el hecho refleja lo encarnado que es la disputa por los puestos.

En el PRI la disciplina partidista a la orden del presidente se mantiene. Quizá el único partido donde no hubo grandes discusiones por estas candidaturas fue en el partido gobernante, lo que refleja que no ha cambiado respecto de cuando era el partido hegemónico. Las renuncias en la administración pública por buscar una candidatura plurinominal están a la orden del día. Tan sólo en la Secretaría de Gobernación hay cuatro áreas que se quedaron sin titular por ir en busca de un cargo para la próxima legislatura[3].

Los acontecimientos antes descritos son, en el fondo, el reparto del botín político. A raíz de la reforma descrita de 1963 y con los cambios en las décadas posteriores la repartición del pastel electoral se convirtió en un buen negocio para los partidos. La llamada oposición, pasó de exigir lugares en el Congreso a compartir los espacios del poder, por ello es que al abrirse el espectro a otras opciones políticas sólo permitieron medio abrir la puerta a otros partidos. Así pues, pasamos de un sistema hegemónico de un solo partido, a uno tripartidista donde cada uno está conforme con los espacios de poder que tiene, de tal manera que no dan pie a otras opciones. De ahí que la designación por las candidaturas plurinominales hoy en día representa una verdadera lucha al interior de los partidos.

[1] Lamenté la decisión que me sacaran de la lista: Margarita Zavala. http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/01/15/1002604

[2] PRD deja fuera a Ebrard, Attolini y a Ortega de la lista de candidatos plurinominales. http://www.animalpolitico.com/2015/02/prd-deja-marcelo-ebrard-fuera-de-la-lista-de-candidatos-plurinominales/

[3] La carrera por lograr curul deja cuatro vacantes en la Secretaría de Gobernación. http://www.jornada.unam.mx/2015/03/05/politica/015n1pol